sábado, 18 de abril de 2009

El corazón del ñame, solo lo conoce el cuchillo.


Somos lo que somos, no más, no menos...

Lo que expreso en este dibujo es un reflejo de mis temores naturales ante la pérdida de la salud.

 La ocasión, ha sido la intervención de la que fui objeto un día como hoy hace un año. En ese entonces, las manos prodigiosas del Ché Cimarrón, expertas en todo, pero más en esto, procedieron a investigar mi situación cardíaca y determinó que había que actuar  más profundamente  y corregir varias obstrucciones coronarias, lo que  más adelante se hizo con éxito y satisfacción para todos.

 Para mí, dentro de mi mundo, no fue fácil asimilar esta realidad, aún rodeado del cariño y compresión familiar y profesional del que privilegiadamente gocé,  pues el informe preliminar no era muy halagador….

Saber un poco en este caso, es peor que no saber nada, pues uno razona sin lógica y sin base objetiva, producto de la situación emocional que envuelve al paciente en estos casos.

Este día, mientras se preparaba el escenario quirúrgico, gocé y sufrí de los últimos minutos, sobre el escritorio del Ché y a las 2:30 pm en su talonario y con su lapicero, dibujé un ave en paz, una paz perturbada por la realidad inminente de lo desconocido y sobre esa paz reflejada, coloqué un cartucho encendido cuya mecha vivaz y rápida se acerca inexorablemente al depósito inmóvil de pólvora que en poco tiempo estallará arrojando el informe señalado y por otro lado destruyendo al animal.



Luego del procedimiento se me ocurrió pintar esto:

 

Que es una persona en paz verdadera y recuperada, por ello quiero dar gracias a JESÚS, a quien estoy empezando a conocer, a mi esposa e hijos, mi Mamá Delia, mis hermanos  y al mago de la angioplastia Dr. José Miguel Pantaleón  (El Ché Cimarrón).

13 comentarios:

Lu dijo...

Como corre el tiempo.... un año, mientras leía me imaginaba esas escenas, y honestamente es la primera ves que siento uno de sus dibujos tan intrínseco con usted, en cuanto a significado y contexto, especialmente porque estaba muy cercana a su situación... Lo dije una vez, y lo sigo diciendo... Yeyo, el hombre de hierro, más aún, ahora reafirmo, y eso que los hombres así no son muy comunes...

Saludos para usted.

Tuama dijo...

Yo que estando tan cerca, vivi esa experiencia se de que cuando tomaste papel y un lapicero seguido dije oh ya va hacia el camino de expresar lo que hasta ahora esta sintiendo y desde el frente de aquel escritorio pero en absoluto silencio me abstuve de comentarios, solo observar fue cuando de pronto deslizaste ese papel sobre el escritorio de aquella antesala de procedimientos, al ver ese dibujo pense oooh es una paloma en trance pero en total entrega. cuando todo paso y hubo tiempo para parlar luego fue cuando celebramos el significado de lo dibujado.
Fue segun tu explicacion exactamente lo que habia pensado una total entrega.
gracias a Dios,al excelente Dr Jose Miguel Pantaleon, y gracias a una persona que oro´desde donde se encontaba para que el señor todopoderoso guiara las manos de Dr pantaleon y todo saliera bien.
Para sorpresa nuestra y del mismo Dr.Pantaleon lo que estaba previsto hacerse en dos intervenciones dada un hallazgo congenito en la formacion de las arterias se realizo en solo una intervencion. Gracias a Dios todopoderoso todo salio perfecto y hoy este dibujo nos trae gran recuerdo.
Tuama

Jose M. Pantaleon dijo...

No he querido hablar pero hablare en algun momento.Ese dibujo es maravilloso, pero yo pinte miles de dibujos como ese y no dormi durante mucho tiempo. Es el mas grande compromiso medido que he adquirido en toda mi carrera medica.
No hay dudas Tuama tiene toda la razon.
Cimarron mayor Panta.

Rakel Elke dijo...

Yeyo en primer lugar decir que me alegro que todo haya salido bien y haberle conocido.

Me gustaron mucho los dibujos son preciosos, la verdad es que el arte le corre por las venas y por esas arterias las cuales fueron tocadas por el amigo Pantaleón, le considero el mejor en todo lo que hace y tocan sus manos, es maravilloso en todos los aspectos, pero también pienso en lo mucho que debió sufrir ante su caso, tenerle a usted y esa responsabilidad tan grande eso es impresionante.
Admiro al Doctor Pantaleón, admiro a Cimarrón Mayor pero sobre todo admiro y agradezco la amistad de José Miguel.

Me alegro Yeyo por usted porque ahora esté bien y nos esté contando su caso y espero que pasen muchos muchos muchísmos años más y nos siga contando en este día su experiencia.

Un fuerte abrazo Yeyo desde el Mediterráneo.

Nathalie. dijo...

Primeramente, me encanta la composición de sus dos dibujos, sobretodo cuando estos reflejan los sentimientos y sensaciones que usted lleva por dentro, porque observándolos tocan partes de mí y es como si yo también estuviera compartiendo sus mismas emociones.

A veces pienso, que hasta llegando al punto de no encontrar lo que busca a su alrededor, su entereza siempre esta ahí manteniéndose con usted por encima de cualquier cosa.

Aunque esa ave en pocos minutos fuera a ser dominada por la mecha, nuevamente se ve el optimismo expresado en su postura.

Más debajo una mirada cargada de gratitud y un corazón con fuertes raíces para seguir creciendo.


!Mis mayores afectos!!!
Nat..

Pedro Genaro dijo...

Yeyo, en esos días yo gozaba del privilegio de compartir casi a diario con Cheguey y puedo dar fe de cuanto le afectaba tu caso en términos de tensión, porque en seguridad nunca bajó la guardia y siempre estuvo optimista, qué tolete de amigo nos gastamos!!!

Como dice Lu, parece que fue ayer!

Yeyo dijo...

Querida Lu:
Todos nos vestimos o nos forramos de una coraza dura, y que es directamente proporcional a lo blando de nuestro interior.

Esa coraza mía, según tú de hierro, se derritió y ha endurecido de nuevo, pero ya con la marca de haberse fundido. Cuanto más veces ocurra esto, más débil es y eso es la vida, el ablandador natural, la que somete al hombre y a sus leyes, sin piedad, ni contemplación, pero poco a poco, de manera casi imperceptible…. Pero implacable.

Tus palabras, tu compañía y tu apoyo, son un respiro y un descanso en este trajinar común a todos..

Unas vez más,
Gracias

Yeyo dijo...

Mi amada.

Tú conmigo siempre, y yo siempre contigo, nunca como en este entonces supe de que tu sostén era y es vital para mí, tu apoyo, tu compañía, tu ayuda, tu mirada, tus manos, tu calor, tu dedicación, tu atención, tu desvelo, tu amistad, tu amor, son míos, y soy dichoso y felíz, por nuestra historia, nuestros hijos, el futuro de ellos y nuestro inmenso amor.

Eternamente agradecido

Yeyo dijo...

Ché,

Cuando nos conocimos hace 30 años, jamás imagine que fuéramos a tratarnos tan de cerca y tan profundamente. Nuestro futuro como hombre no era muy alagador, como tampoco lo era, mi informe médico recientemente. Pero todo a obrado para que cada uno encontrara la brecha para el desarrollo personal, y poder contribuir en algo con algo a nuestra respectiva familia.

Este encuentro médico paciente que hemos escenificado, es parte del azar de la vida, y sé que tu preocupación se centraba en hacerlo bien en vez de huír como lo hubiera hecho otro que no fueras tu, porque conozco tu gallardía, tu capacidad, tu moralidad, y tu empeño por los amigos.

Me siento y me sentí premiado por la vida, con ser uno de ellos. Perdón por los desvelos que te causé en ese entonces, pero estoy seguro que no te los debo, porque esos desvelos aunque muchos y muy intensos, son parte del desprendimiento natural al que ya nos tienes acostumbrado y es por ello que eternamente te estaré agradecido y orgulloso de que mis hijos te llamen tío.

Gracias.

Yeyo dijo...

Rakel,

Es como siempre gratificante leer sus mensajes, pero esta vez, suenan como sinfonía, toda vez que se trate de algo tan personal como mi salud. El conocerle ha sido para mí, como un preciado galardón internacional. En cuanto al ché, estamos de acuerdo, Él es el MÁS!

Yeyo dijo...

Nathalie,

El que tú te sientas que compartes mis emociones me llena de alegría, porque queda claro con esto qué verdaderamente como lo dije antes eres mi hija. Esa hija querida y preocupada por mí, atenta y gentíl que siempre me sonríe y aborda sin importar lo duro de mi rostro y a la que nunca he visto rabiar a pesar de haberte visto en situaciones de tensión y presión al límite.

Que Dios siempre te siga bendiciendo con tu postura y dulzura inconfundible.

Gracias.

Yeyo dijo...

Sr. Genaro

SÍ usted es un testigo confiable del desvelo del Ché por mí, y yo también soy un testigo confiable de cuanto lo aprecia el Ché. Fue a través del que supe que usted y otros amigos oraban por mi salud, y este gesto para mí, fue único, toda vez que nunca nos hemos visto la cara, cosa que espero ocurra.

Gracias por todo

PD: Ah..en un post que se llama Los Caídos Del Ciclón George I, le pedí que identificara un ave que aparece ahí…… espero su respuesta.

Nathalie. dijo...

Felices sus hijos, su amada, su familia, sus amigos, todos nosotros que lo conocemos por disfrutar de su persona.
Me ha provocado un nudo en la garganta, una gran alegría, con sus palabras.

La conmoción es tan fuerte y grata, al percibir que su presencia es parte del pedazo de mundo que ha sido concedido para mí y que yo recibo con mucha satisfacción.

Gracias por estar ahí, gracias a su hijo Delio que me transportó hacia usted, gracias por llamarme hija cuando siempre lo he sentido como un padre.
Es una de las pocas veces que he visto a alguien expresar los sentimientos tan sinceros a un ser querido como se lo enuncia a su amada y a los demás, por que la expresión al amor es poco habitual, pero la suavidad y actitud que trasmiten sus palabras demuestran que al final el amor puede atravesar los años y el tiempo, siendo siempre lo más importante.

Lo admiro
Nat…